La Fundación Antonio Núñez Jiménez y la empresa Nestlé firman acuerdo marco de colaboración.

Interesados unir esfuerzos para combatir la amenaza global que representan los desechos sólidos y el plástico en los mares y ríos, la Fundación Antonio Núñez Jiménez y la empresa Nestlé firmaron este lunes 29 de abril un acuerdo marco de cooperación. La relación que inauguran ambas entidades se centrará en realizar acciones de cooperación encaminadas a elevar la conciencia ciudadana sobre la importancia de reciclar y utilizar los plásticos, así como emprender experiencias concretas de limpieza en áreas costeras y ribereñas en la capital cubana. La iniciativa también pretende convertirse en tributo a la Ciudad por el 500 aniversario de su fundación.

Expertos calculan que el monto total de todo el plástico producido en el mundo alcanza los 8.300 millones de toneladas; de las cuales, unos 6.300 millones de toneladas son ahora residuos, y el 79% de ellos se encuentra en vertederos o en el entorno natural. Según cifras de la organización World Economic Forum (Foro Económico Mundial), 8 millones de toneladas de desechos plásticos van a parar cada año a nuestros océanos. Si esta tendencia continúa, afirma WEF, para 2050 habrá más plástico que peces en nuestros mares.

Estas cifras ilustran la gravedad del tema, toda vez que estos desechos son elaborados a partir de materiales persistentes, en su mayoría no reciclables y que no se degradan con facilidad. Algunos compuestos presentes en empaquetados y botellas, tardan en degradarse de 100 a 1000 años. Mientras que las bolsas de plástico se degradan en un promedio de 150 años. Debido a estas características, el impacto de los desechos plásticos en los mares y ríos es devastador.

La comunidad internacional ha tomado conciencia de este fenómeno, y se advierte una creciente demanda de parte de la población en general que comienza a exigir y asumir concepciones alternativas de consumo que refuercen el empleo de materiales biodegradables, reutilizables y reciclables. Sin embargo, esta disposición del ciudadano común no sería efectiva si no contara con el respaldo de la industria, sector responsable de la producción o consumo masivo de plásticos. Afortunadamente, algunas de las grandes compañías se muestran receptivas y han manifestado su disposición a apoyar distintas soluciones de empaquetado que reduzcan el uso del plástico, faciliten el reciclado y desarrollen nuevos enfoques para eliminar los desechos. En algunos casos, como Nestlé, se han comprometido públicamente a alcanzar un 100% de empaquetado reciclable, convertible en abono o biodegradable, para sus productos, en 2025. Queda un camino largo y difícil por delante; pero al dar los primeros pasos, nos acercamos más a la meta de convertir el problema que existe hoy en una solución para el mañana.

La Fundación Antonio Núñez Jiménez y la empresa Nestlé firman acuerdo marco de colaboración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *