Por: Rosa María González López. Programa de Investigación Geohistórica. FANJCuba

En los primeros años de la década de los 50 del pasado siglo la dirección de Cultura del Ministerio de Educación de Cuba, entonces dirigida por el Dr. Raúl Roa, promovió y llevó a cabo una cruzada cultural sin precedentes hasta esos momentos en la isla. A favor de la tan necesaria instrucción del pueblo se apeló a los sentimientos altruistas de la comunidad de artistas e intelectuales a lo largo de todo el país, quienes, organizados en Misiones Culturales recorrieron provincias y pueblos aceptando el desafío que entrañaba llevar la cultura a los rincones más remotos.
Las Misiones incluyeron las manifestaciones de teatro, cine, música, ballet clásico y danza folclórica, las artes plásticas y las ciencias, realizándose presentaciones en 86 localidades de Cuba. El primer espectáculo tuvo lugar en Güines el 11 de mayo de 1950 y desde este pueblo la caravana viajó al oriente del país. El itinerario se ejecutó en tres fases.
La primera etapa concluyó el 30 de junio de 1950 en la ciudad de La Habana luego de haber transitado muchos de sus municipios. El segundo recorrido comenzó por la región oriental el 20 de octubre de 1950 para finalizar en Las Villas el 11 de abril de 1951 después de muchas presentaciones y la visita a varias jurisdicciones de Oriente y Occidente. La tercera etapa y final recomenzó en La Habana el 17 de septiembre de 1951, pero no pudo cumplir su extenso programa, suspendiendo todas las actividades en Camagüey en el mes de marzo de 1952
Antonio Núñez Jiménez, presidente de la Sociedad Espeleológica de Cuba fue uno de los miembros más entusiastas y activos de aquella cruzada por la cultura y por el país. Sus charlas explicativas sobre la etapa precolombina apoyadas didácticamente con láminas o con piezas originales montadas en vitrinas avivaron el interés por estos conocimientos. El tema del cómo en Cuba se perdía la tierra a consecuencias de la erosión de los campos o por la falta de medios y recursos, de gran actualidad, y la proyección comentada de la película Expansión Geográfica a Oriente con imágenes de la ascensión al Pico Turquino, donde se recreaban además de los paisajes y las riquezas de la región de Mayarí, otras impresionantes vistas del Río Toa contribuyeron, sin lugar a dudas, a fomentar un interés por conocer la geografía, la arqueología y la espeleología cubanas, sobre todo entre los habitantes de lugares apartados y los campesinos a quienes nunca antes le habían mostrado materiales con las riqueza y diversidad de su tierra.
Durante los recorridos Antonio Núñez Jiménez desempeñaba su papel como científico y comunicador en los horarios de las mañanas y las tardes, pues las
noches se reservaban a los espectáculos organizados por los artistas de teatro y de danza y ballet. A aquellas presentaciones artísticas se vinculó la joven bailarina Lupe Velis, quien fue posteriormente la compañera y continuadora del legado del científico en la Fundación para la Naturaleza y el Hombre que lleva su nombre.
Por dos veces las Misiones Culturales anduvieron Cuba desde Oriente hasta Pinar del Río ofreciendo arte y ciencia en escenarios improvisados que podían quedar unas veces bajo techo, otras no, en portales o en las instituciones comunitarias de la época llamadas entonces sociedades cívicas, en escuelas, en plena calle y hasta en salones de billar.
En una entrevista que a Núñez Jiménez le hizo un periódico local sobre las incidencias y experiencias de las Misiones Culturales le iban transmitiendo, este refirió:
Explicar y enseñar a los cubanos de toda nuestra isla el significado y la importancia de las disciplinas científicas que cultivamos, ha sido una tarea grata y feliz.
En enero de 1952 el científico y museólogo Antonio Núñez Jiménez fue designado oficialmente como responsable de las exposiciones de las Misiones Culturales, pero el Golpe de Estado de Fulgencio Batista del 10 de marzo sorprendió a los misioneros cuando se encontraban transitando por la provincia de Camagüey, acontecimiento que marcó el preámbulo del fin de estas acciones culturales.
Días después, el periódico HOY del 28 de mayo de 1952 daba a conocer la noticia del encarcelamiento de Antonio Núñez Jiménez como una nueva provocación anticomunista alegando a tales fines los resultados científicos alcanzados en su obra geográfica, donde puso de manifiesto como complemento al contenido físico, aquellos aspectos complementarios en el orden económico y social.

Antonio Núñez Jiménez y las Misiones Culturales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *